Usando Heroku para proyectos en la nube

Desde hace unos meses he estado trabajando en un proyecto, en donde como equipo se decidió que el aplicativo funcionaría por completo en la nube. Dado que el equipo de trabajo es pequeño y nuestra función y dedicación principal es el desarrollo de software, como producto y tampoco tenemos el tiempo es que decidimos que PaaS era nuestra opción. De entre varias optamos por Heroku, hoy quiero ofrecer mis comentarios acerca de mi experiencia, aún cuando no estamos 100% en producción.

Lo primero que debo destacar es que si eres un desarrollador y sólo te interesa tu producto y su despliegue y no quieres preocuparte de nada más, entonces, deberías considerar Heroku como tu plataforma. La instalación de tu aplicación desde tu local hasta tu ambiente productivo es muy sencilla, es cosa de un par de comandos y está.
Las configuraciones iniciales también son muy fáciles de hacer, implementar una base de datos será cuestión de seleccionar, nombrar y aceptar. Quizás la menor ventaja está en la configuración de memoria, en donde las diferencias de precios altas y las escalas son muy básicas, 25 dólares por 1 gb de ram es muy poco y la aplicación genera prontamente mucha latencia, eso hace que la capacidad de resistir grandes cargas sea complicado, salvo si lo que piensas hacer sea basado en microservicios y todo sea muy muy atómico.

A mi modo de ver Heroku no es aún un ambiente productivo, si no mas bien un ambiente para hacer prototipos, MVP o simplemente test, pero su modo de escalamiento no está preparado para poder soportar mucha carga, por un precio que te sea cómodo de pagar.

 

Comments

Comentarios

Leave a Comment

Buy me a coffee